sábado, 2 de febrero de 2013

El Pentágono necesita más carne de cañon y Kate Perry ayuda a convencer a las jóvenes norteamericanas

El Departamento de Defensa de Estados Unidos anunció oficialmente su decisión de levantar la prohibición de que las mujeres sirvan en primera línea de combate, un paso histórico en las Fuerzas Armadas del país más violento del mundo.




El Secretario de Defensa norteamericano y criminal de guerra, Leon Panetta, afirmó recientemente lo siguiente: "Como secretario de Defensa, sé que abrir más oportunidades a nuestros hombres y mujeres uniformados mejor cualificados fortalecerá nuestra habilidad para luchar y ganar guerras".

Además de lo curioso de que esas palabras fueran escupidas en un acto de homenaje a Martin Luther King, el significado de esa decisión está más que claro: el pentágono necesita más carne de cañón para seguir invadiendo países, expoliando recursos y asesinando a los pueblos que obstaculicen la ambición de quienes realmente mandan en el ejercito norteamericano y, en definitiva, en su gobierno: las grandes corporaciones mafiosas.

A partir de ahora las mujeres yankees podrán combatir en primera línea junto en las acciones terroristas de Estados Unidos, lo que parece ser vendido como un gran honor para ellas por las autoridades. Claro que los ciudadanos de Estados Unidos no son todos estúpidos, y como pasa también con los hombres, para que estos acaben metidos hasta el cuello en las matanzas de los marines por el mundo necesitan ser convencidos de alguna forma, y la mas efectiva hasta ahora, y muy bien explotada por EE.UU. es la industria del cine y la de la música.

Tradicionalmente Hollywood y la industria musical norteamericanas han vendido la gloria y el honor del ejercito de EE.UU. en sus acciones por el mundo a través de un bombardeo de películas, canciones y, en definitiva, manipulaciones de la realidad, que han convertido los genocidios sanguinarios que protagoniza habitualmente el ejercito de las barras y estrellas en gloriosas acciones humanitarias para salvar el mundo y la democracia.

Convencer a tantos jóvenes soldados a lo largo del siglo XX y lo que llevamos del XXI de que sean el cordero sacrificial de los sacerdotes de la religión del capital, además de meterles en la cabeza que el mundo y la supuesta democracia realmente están en peligro, ha sido uno de los objetivos principales de la fabrica de ideología que siempre han sido la industria del cine y de la música, y que ha sido muy bien explotada para ello por los gobiernos norteamericanos y, en el fondo, por las grandes corporaciones capitalistas que lo controlan.

Ahora hay que convencer a las mujeres de que se jueguen la vida y disfruten de asesinar árabes, orientales, palestinos o africanos en nombre de la "libertad", aunque para ello haya que lavarles muy bien el cerebro para que no ven que en realidad los beneficiados de las matanzas, masacres y carnicerías en las que serán protagonistas no son, ni mucho menos, los soldados que las perpetran.

Para ello el pentágono ya se ha puesto manos a la obra y ha comenzado a financiar canciones y videos, por otro lado con la típica mala calidad de la música enlatada de moda, para lograr que las mujeres norteamericanas nutran las primeras filas de los ejércitos que aseguran a lo largo de los cinco continentes la pervivencia y multiplicación de los privilegios de la mafia capitalista. Un ejemplo evidente es el video "Part of me", de Kate Perry.



La superestrella fue contactada por la división del Departamento de Defensa de los EEUU para la relación con las industrias culturales, a través de la discográfica Capitol Records (propiedad de Universal Music Group y ésta a su vez de la multinacional Vivendi) para darle un giro a los estúpidos versos de la letra de “Part of Me”, convirtiéndola en una canción patriótica dirigida a las mujeres. Así, lo que es un desengaño amoroso típico de los que se nutren millones de canciones similares en el mundo musical, y que suelen resolverse con la reafirmación de la identidad del despechado, o despechada, o con el encuentro de otro objeto amoroso, se transforma en "Part of me" en una llamada a las filas de los marines

La canción se convierte, pues, en una orgia de estrellas con la bandera norteamericana de cielo, mientras cientos de adolescentes juegan con armas de última tecnología como si se tratara de videojuegos (lo mismo que el príncipe Harry en Afganistán, que afirmo recientemente que le gusta disparar afganos porque siempre le gustaron los videojuegos), y con Kate Perry convertida en una mujer marine dispuesta a darlo todo por el único verdadero amor: la patria.

Como hemos dicho, el videoclip fue cofinanciado por el Pentágono que surtió al equipo artístico de todo el material bélico necesario para la grabación (tanques, helicópteros, lugares de entrenamiento, etc.) y de los extras (80 marines del ejército que cambiaron sus maniobras habituales por las necesarias para el rodaje con una estrella del pop).

Hasta aquí la ficción. En breve miles de mujeres se verán atraídas por la mágica y espectacular reafirmación de Kate Perry y se dispondrán a jugar al videojuego de la guerra en nombre de la democracia, la libertad, etc..., hasta que se enfrenten al primer combate de verdad. Entonces sufrirán la prueba de cuanto de eficaz fue el lavado de cerebro, y comprobaran si de verdad se han convertido en máquinas de matar insensible a la deshumanización de la masacre (versión videojuego) o si se dan cuenta del engaño y, como tantos otros marines, jamás podrán ya vivir en paz consigo mismas cuando regresen, si lo hacen fuera de un féretro, a su país (donde seguirán siendo pobres, excluidos y despreciados como antes mientras los que la enviaron a la guerra, como carne de cañón, son todavía mas ricos y poderosos).

Os dejo con el video que, a pesar de su mala calidad musical, algo compartido por la mayoría de los grandes éxitos de los últimos años, transmite una ideología que ha transformado y lo seguirá haciendo a millones de jóvenes en convencidos voluntarios en el matadero del que las grandes fortunas y corporaciones capitalistas se alimentan.




FUENTE: http://cuestionatelotodo.blogspot.com.ar

Compartir

0 comentarios: